“No sé si quiero a mi pareja”, “No sé si quiero continuar”... Frases de este tipo, que expresan las dudas en la relación de pareja, son frecuentes en consulta. El amor es un sentimiento muy complejo, que no todas las personas viven de la misma forma, tampoco con la misma intensidad. Además, puede atravesar diversos estados a lo largo del tiempo y se ve modificado por nuestra propia evolución personal o la de la otra persona, cambios de necesidades, de expectativas, de perspectiva, etc.

Por eso, las dudas en la relación de pareja son bastante habituales. Es difícil, más bien imposible, estar en perfecta sintonía todo el tiempo. No es extraño que, llegado un momento, una o ambas partes cuestionen la relación, aunque eso no quiera decir necesariamente que se haya dejado de querer a la otra persona.

Pasos a seguir para gestionar la incertidumbre sobre tu relación de pareja

Puede que la relación esté próxima a su fin, pero puede tratarse también de una crisis por un bache personal, problemas de estrés, cansancio, acusar la monotonía de la relación, etc., ya sea por una sola de las partes o por ambas. Lo primero que debemos hacer es identificar cuál es nuestro caso. A partir de ahí, te proponemos una serie de pasos a seguir:

  1. Ordena tus ideas
    Es necesario parar a reflexionar, con calma y con palabras. Anotar una especie de diario personal sobre la relación puede ayudarte a tener una perspectiva global, averiguar qué es exactamente lo que pasa y sopesar los pros y los contras. Debes ser consciente de que las emociones y los sentimientos escapan muchas veces a la razón, por lo que no debes pretender entenderlo todo. Siempre existirán contradicciones y cierta ambivalencia afectiva. Lo importante es poner un poco de orden para tener una visión más clara del problema.
  1. ¿Puedes hacer algo para cambiar las cosas?
    Una vez efectuada la reflexión, es el momento de preguntarte si esta situación insatisfactoria puedes resolverla pasando a la acción o escapa totalmente a tu control. Si crees que puedes hacer algo para resolver la situación, en un sentido u otro, ponte manos a la obra, tienes un camino que recorrer. En caso contrario, ha llegado el momento de tomar otras medidas.
  1. Ponlo en común con tu pareja
    Si las dudas en la relación de pareja han llegado hasta el punto de poner en peligro la unión, debes hablarlo con la otra persona, ya que compartes con ella un proyecto común. Si ves conductas problemáticas en la otra parte, que están afectando a la relación, debes hacerle saber cómo te hace sentir ese comportamiento, evitando los reproches y los ataques personales. Quizá compartir el problema sea la llave para encontrar la solución.

  2. No busques culpables
    No te culpes por lo que sientes ni tampoco culpes a tu pareja para tener limpia tu conciencia. La culpabilización solo conseguirá empeorar las cosas. Hay que pensar que se ha llegado a una situación que os afecta a los dos y que requiere una solución en uno u otro sentido, sin buscar culpables.

  3. Si no sois capaces de encontrar la solución, buscad ayuda psicológica profesional
    ¿Cómo puede ayudarte la terapia de pareja? Un especialista os ayudará a identificar con claridad la situación que estáis atravesando. La terapia de pareja puede ayudarte a aclarar si quieres realmente seguir con la relación actual o emprender una nueva vida. En cualquier caso, suele ser una decisión difícil. Si se trata de un mero distanciamiento que puede solucionarse, os ayudará a reenfocar la relación. En caso de que se haya producido ya la ruptura, te proporcionará el apoyo necesario para sobrellevar el proceso de duelo.

Puedes solicitar cita previa para tratamiento aquí

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies