Las manifestaciones de la ansiedad no ocurren solamente a nivel del pensamiento, no se corresponden solo con procesos internos.

En realidad, un sentimiento como la ansiedad puede expresarse tanto a nivel mental como fisiológico y conductual.

Con este planteamiento, el psicólogo estadounidense Peter Lang propuso en 1968 la teoría tridimensional de la ansiedad, también conocida como la teoría del triple sistema de respuesta de la ansiedad. A continuación, vamos a profundizar un poco en ella.

¿Qué es el triple sistema de respuesta de la ansiedad?

El modelo de Lang se basa en la investigación del autor alrededor de la ansiedad y los trastornos emocionales. Este observó que, durante las sesiones de desensibilización sistemática para tratar trastornos de fobia, las medidas de las respuestas cognitivas, conductuales y fisiológicas en los pacientes eran dispares, no se correlacionaban entre sí ni se producían con la misma intensidad, podían ser totalmente independientes, producirse solo en un plano y en otros no.

Así pues, estableció el modelo del triple sistema de respuesta, según el cual la ansiedad se manifiesta a través de un nivel cognitivo, otro fisiológico y otro motor o conductual.

Respuesta cognitiva

Hace referencia a los sentimientos y pensamientos que la persona genera en presencia del estímulo que le produce la ansiedad. Entre otros:

  • Miedo
  • Temor
  • Preocupación
  • Inseguridad
  • Falta de control
  • Pensamientos negativos…

Respuesta motora o conductual

Se incluyen en esta respuesta los movimientos o acciones que realiza el sujeto cuando se somete al estímulo que le causa la ansiedad. Se han dividido en dos tipos:

  • Directas: aquellas que son observables, pero involuntarias: por ejemplo, temblor, tics, tartamudeo, onicofagia (morderse las uñas), etc.
  • Indirectas: las que se relacionan con conductas de evitación para escapar del malestar, que se ejecutan voluntariamente. Suelen aparecer como respuesta a los pensamientos del sujeto o a las alteraciones fisiológicas, los otros dos componentes de este sistema. A veces, conllevan el desarrollo de conductas complejas, como grandes ingestas de comida, abuso de alcohol, drogas, etc.

Respuestas fisiológicas

A este plano se adscriben los síntomas físicos y corporales que produce la ansiedad, consecuencia del incremento de actividad de nuestro sistema nervioso. Por ejemplo:

  • Sudoración
  • Taquicardias
  • Tensión muscular
  • Migrañas y otros dolores de cabeza
  • Problemas digestivos
  • Respiración acelerada, dificultad para respirar
  • Alteraciones en el sistema inmune

A largo plazo, todas estas manifestaciones pueden desencadenar otros problemas como insomnio, contracturas musculares, problemas gastrointestinales, disfunción eréctil, etc.

La utilidad del triple sistema de respuesta de la ansiedad

Este modelo tridimensional ha sido muy útil en el diagnóstico, ya que permite hacer un diagnóstico diferencial con mayor precisión y valorar por separado cada uno de los sistemas. Basándose en la teoría de Lang se han elaborado diferentes tests y escalas para la evaluación de la ansiedad.

Además, este modelo tiene influencia también en la fase de intervención, ya que ofrece las pistas necesarias para poder determinar las técnicas de terapia más adecuadas para cada caso.

En cuanto al proceso de seguimiento, gracias a esta teoría el paciente puede aprender a identificar y procesar sus respuestas ante la ansiedad, lo que le puede aportarle un mayor control.

Puedes solicitar cita previa para tratamiento aquí.

 

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies