De acuerdo con algunos estudios, la sintomatología de carácter ansioso-depresivo en adultos es más habitual en relaciones de apego inseguro durante la infancia.

Recordemos que los estilos de apego inseguro, de acuerdo con la clasificación de Bowlby, se dividen en apego ansioso ambivalente, apego evitativo y apego desorganizado. Todos ellos frente al estilo de apego seguro, que suele ir asociado a un mayor equilibrio emocional y conductas relacionales más ajustadas en la etapa adulta.

 

El papel de las relaciones tempranas en la psicopatología

Bowlby y destacó el papel que desempeñan las relaciones tempranas en el desarrollo de diferentes psicopatologías. Después, diversos estudios han apoyado sus teorías en una gran diversidad de trastornos.

En cualquier caso, precisar la relación entre un estilo de apego determinado y una psicopatología específica requiere de estudios amplios, ya que hasta ahora la mayoría de los que se han realizado se han diseñado y probado con muestras no clínicas.

La influencia del apego inseguro en el desarrollo de sintomatología ansioso-depresiva en la etapa adulta

En concreto, se han realizado algunos estudios que han puesto de relieve una correlación entre modelos de apego inseguro y trastornos ansioso-depresivos.

En general, existe una clara asociación entre los estilos inseguros de apego, la presencia de sintomatología y trastornos depresivos. No obstante, no existe acuerdo aún, en términos de cuál es el estilo predominante en individuos con depresión, ya que los resultados de las investigaciones son dispares.

Por ejemplo, en el estudio de Pilkonis (1988) se halló que un alto porcentaje de personas adultas con trastorno depresivo se ajustan a patrones de apego inseguro evitativo desarrollado durante su infancia. Como veremos a continuación, otros estudios apuntan en otra dirección. Sin embargo, se requiere más investigación clínica al respecto.

Un estudio realizado más recientemente con una muestra no clínica de 366 personas entre 18 y 62 años, procedentes de la región Metropolitana y del Maule de Chile, utilizó el cuestionario CaMir-R de Pierrehumbert et al. (1996) para evaluar el apego en adultos. Dicho instrumento mide las representaciones de apego y la concepción acerca del funcionamiento familiar en la adolescencia y principio de la edad adulta.

Dicho estudio (Santelices Álvarez, Guzmán González, Garrido Rojas, 2010) también fortaleció la hipótesis de Bowlby, en el sentido de que apunta que la seguridad en el estilo de apego tiene una influencia en la salud mental a lo largo de la vida.

Según los resultados obtenidos, el apego seguro desarrollado en los primeros años de vida representa un factor protector frente a problemas de ajuste socioemocional, específicamente referidos a la sintomatología ansioso-depresiva.

Además, este trabajo pone de manifiesto el otro polo de la argumentación: que el estilo de apego inseguro es un factor de riesgo para la salud mental y el ajuste social.

La investigación también apuntó que, de acuerdo con las correlaciones obtenidas, el apego ansioso tiene un impacto mayor sobre la salud mental que el evitativo. Una hipótesis que abre nuevas vías de investigación respecto a las diferencias dentro del grupo de apego inseguro referidas a un cuadro psicopatológico como puede ser la depresión o la ansiedad. De momento no existe un acuerdo sobre cuál es el estilo predominante dentro del modelo inseguro.

Los investigadores de este estudio advierten de la precaución en la interpretación de los datos, ya que no se pueden establecer relaciones causales en base a su diseño de investigación, que es de carácter transversal y correlacional. En definitiva, que muestra asociaciones entre ambas variables, pero no genera modelos de causalidad. De manera que el trabajo en esta dirección queda abierto, pero todavía con muchas cuestiones que resolver.

Puedes solicitar cita previa para tratamiento aquí.

 

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies