Facilitar el desarrollo psicoemocional en la infancia es uno de los grandes retos que se les plantean a padres y educadores en sus diferentes contextos. Podría decirse que es una tarea de la sociedad en su conjunto que no se tiene demasiado en cuenta.

Las emociones constituyen el primer medio de comunicación del niño. Por ello, es de vital importancia que aprendan a manejarlas. El estilo educativo de los padres tiene una enorme influencia en el desarrollo psicoemocional de sus hijos e hijas.

 

Cómo influyen los distintos estilos educativos en la formación psicoemocional

  • Estilo democrático: la creación de un ambiente que marca límites, pero fomenta la autonomía, el diálogo y la comunicación, que utiliza el razonamiento y la negociación, suele formar personas con buena autoestima, habilidades sociales y una menor incidencia de trastornos psicológicos.
  • Estilo autoritario: un estilo que valora, sobre todo, la obediencia y emplea el castigo como medida educativa más frecuente, no fomenta la autonomía personal. Los niños pueden alcanzar un alto rendimiento escolar, pero normalmente pocas competencias sociales e incluso problemas de autoestima y emocionales.
  • Estilo permisivo: en este caso los límites son difusos y no existen las restricciones, sino más bien la sobreprotección y unas bajas expectativas de madurez, por lo que tampoco se desarrolla su autonomía personal. La autoestima de estas personas suele ser buena, así como sus relaciones sociales, pero se observan problemas de conducta y un menor rendimiento académico.
  • Estilo negligente: son padres que ni siquiera han estado presentes cuando los niños los necesitaban y no han sido capaces de solucionar en lo más mínimo sus necesidades emocionales. Este es un terreno abonado para la problemática psicológica de diversa índole: bajo rendimiento escolar, baja integración social, psicopatologías, adicciones…

Obviamente, pocas veces se dan estilos puros, sino que la mayoría de las veces los estilos se mezclan en mayor o menor medida, lo que añade mayor complejidad al desarrollo emocional de las personas.

10 medidas para fomentar el desarrollo psicoemocional de los niños

Aceptación incondicional de tu hijo

Para el desarrollo de una identidad propia, tu hijo necesita que le demuestres amor y plena aceptación. Esto favorecerá sus relaciones interpersonales en el futuro.

Clima de afecto

Desde bebés, todas las personas necesitan contacto físico y emocional, es imprescindible para su desarrollo físico y psíquico. Un ambiente de afecto, emocionalmente cálido para con el niño y entre los miembros de la familia influirá positivamente en sus relaciones futuras. El estilo de apego seguro es fundamental para su desarrollo emocional.

Comunicación emocional a través de la palabra

La comunicación verbal es necesaria para la conexión emocional y favorece su desarrollo emocional.

La importancia de escuchar

Debes procurar que tu hijo/a se sienta escuchado en todo momento. Que entienda que sus necesidades y sus sentimientos importan. Ayudará a su autoestima y a su equilibrio emocional.

Reconocimiento emocional

Es imprescindible ayudar a los niños a reconocer sus propias emociones y las de los demás. Y, además, es conveniente fomentar el intercambio de emociones. De esta forma se favorece el autoconocimiento y la empatía.

Un ambiente tranquilo en el hogar

El ambiente saludable dentro del hogar, sin tensiones, donde exista el respeto mutuo, que le permita descubrir el mundo sin miedos, transmitirá seguridad emocional.

Favorecer su autonomía

Estimula que haga las cosas por sí mismo/a, pero tampoco escatimes tu ayuda cuando sea necesario.

Tiempo de calidad compartido

Ten disponibilidad para tus hijos. Pasar tiempo juntos y realizar actividades juntos reforzará vuestro vínculo afectivo.

Cumplimiento de promesas

El niño necesita recibir confianza para poder establecer en el futuro relaciones basadas en esa confianza. Las relaciones saludables se construyen a base de confianza mutua.

Jugar y jugar

El juego ayuda al desarrollo emocional. El juego simbólico es una buena herramienta para la propia expresión emocional y entender la de los demás. Además, a través del juego se libera tensión emocional acumulada.

Puedes solicitar cita previa para tratamiento aquí.

 

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies